domingo, 13 de enero de 2013

EL RUTÓN DEL PICO DEL ÁGUILA


La primera semana del año, la primera ruta del año y la primera quedada buena del año, ya que esta vez nos hemos juntado buen grupo, quizás la ruta de hoy no ha sido la más ideal para estar de tertulia ni para hacer amigos, pero siempre hay que variar en lo que uno hace.

Con todo dicho, hemos quedado en Portacoeli a las 8:00, buena hora de quedada si quieres que en una ruta no se te haga muy tarde. Hoy eramos Jaime, Jose Luis, Miguel, Justo, Vicente, Fernando, Tony, Hector, que venia por primera vez con nosotros(espero que dentro de la paliza que nos hemos pegado le haya gustado) y yo (Diego)
Como digo no siempre las rutas están a gusto de todo el mundo y hoy era uno de esos días en los que íbamos a saber que es sufrir, la ruta consistía en ir desde Portacoeli hasta el pico del Águila, teóricamente era una ruta corta ya que la había trazado para evitar hacer muchos más kilómetros de los necesarios pero incluyendo alguna que otra sorpresa que luego os contare. Ya con todo preparado, nos hemos dispuesto a salir en una fría mañana que sin tener una temperatura muy baja a nuestros cuerpos les costaba coger el calor. Hoy íbamos a subir por la cartuja de Portacoeli por lo que no tardaríamos en entrar en calor.
Metiéndonos por el típico camino que cogemos cuando venimos de Serra hemos ido accediendo a los dominios de los frailes saltando para ello una cadena que luego íbamos a lamentar, normalmente ya sabemos que cuando hay una cadena es por algo..
Total que desde allí hemos podido acceder a la zona de campos que tienen y la idea era pasar por debajo del puente de la cartuja para así luego volver a retomar el camino ya por tierra, con este desvío lo que hacíamos era evitarnos algún tramo de asfalto al empezar la ruta, pero cual ha sido nuestra sorpresa que al pasar el puente y avanzar más todo estaba cerrado con unos muros de tres metros y de allí no había forma de salir, hemos podido acceder a la otra parte de la carretera por un túnel que allí había, pero al llegar al otro lado en vez de muro teníamos todo vallado con alambre de espino, estas cosas pasan cuando se hacen nuevas rutas e intentas descubrir sitios, pero el problema era gordo ya que estábamos encerrados como pollos en un corral, sí que tenían seguridad los frailes, se ve que tienen mucho tiempo para poder poner alambres y que de allí no salga ni un ratón, ja ja.
Después de dar un par de vueltas y perder un tiempo precioso, al final nos hemos decidido a atajar el problema a lo bestia saltando la valla y pasando las bicis una a una, aquí quiero dar las gracias a Justo por su gran habilidad en este tipo de contratiempos y es que el siempre tiene una salida a todo esto.

Con el problema de los frailes ya superado, sólo nos iba a quedar por delante una buena subida de 6 km hasta el punto medio de subida, y digo el punto medio porque a los que íbamos a subir al pico del Águila todavía nos  quedaba un buen camino. Subiendo y subiendo, como siempre, nos ha surgido un contratiempo en forma de pinchazo, pero que en un abrir y cerrar de ojos hemos solucionado. Una vez arriba todavía quedaba subir algo más hasta la Font del Poll, pero ya lo más fuerte estaba pasado, camino a la Font del Poll hemos podido ver algún animalillo salvaje bebiendo agua de los charcos, siempre es agradable poder ver como nos adentramos en la naturaleza y como se comporta ella ante nuestra presencia.
Ya llegados a la Font del Poll hemos hecho una pequeña parada para repostar y para comer algo rápido, siempre es punto obligatorio de parada para todo el mundo que pasa por allí por ser un lugar de gran belleza desde donde se divisa todo el valle. Ya alimentados, nuestro camino ha proseguido dirección Peñas Altas para llegar a uno de los puntos altos de la ruta con casi 800 metros de altura y una vez allí no hemos dejado caer hacia Tristán por una larga y divertida bajada que todos hemos disfrutado como chiquillos.

Llegados a Tristán, nuestros caminos se iban a separar, ya que Justo, Tony, Vicente y Fernando querían hacer una alternativa y poder estar antes en los coches, los demás seguiríamos a por nuestro objetivo a capa y espada. Después de estar un rato despidiéndonos y de hacernos algunas bromas, cada uno ha tirado por su lado, quizás hoy después de tantos días sin juntarnos todos lo ideal habría sido hacer un ruta de menos paliza pero no sabíamos que íbamos a ser tantos. Así que sin más tiempo que perder, ellos se han ido a hacer una variante por los montes de Tristán y nosotros a por nuestro pico del Águila, Jaime, Jose Luis, Miguel, Héctor y yo. Teníamos que bajar a Gátova para así buscar el camino del pico, ya que solo hay uno de subida, hoy en vez de hacer la típica bajada a Gátova por donde siempre hemos intentado buscar una ruta alternativa para evitar subir más de la cuenta y en cierto modo acortar algo, aunque luego ha resultado no ser tan corta, la alternativa era la de atajar por el camino que va a buscar la subida al Gorgo para así salir al molino de la ceja directamente, hasta ahí todo bien, pero después de unas subidas y unas bajadas peligrosas y deslizantes, no hemos acortado tanto, ya que nos hemos encontrado a unos chavales que iban con nosotros en el tramo anterior a nuestra salida con el molino de la ceja, esto no quiere decir que la alternativa no fuera buena ya que nos ha gustado bastante y la bajada era de infarto pero a veces el buscar algo mas rápido es lo ideal para evitar hacer rutas tan largas con tanta paliza acumulada.
Una vez llegados al molino nos iba a venir otra sorpresa, yo ya me lo veía venir ya que cuando hice la ruta pude ver que la zona no era del todo ciclable, pero que nos iba a ahorrar unos cuantos kilómetros, sólo nos teníamos que sacrificar durante unos 100 o 200 metros de subida por una trialera rotísima para así plantarnos en el altiplano de la montaña que desde allí nos iba a llevar directos al pico del Águila,y todo con solo un esfuerzo de hacer algo de sendebike, siempre es "agradable" trabajar más aun las piernas ja ja.

Llegados a este punto, Héctor debía de pensar que estamos locos, ja ja, pero como yo le he indicado no siempre nos metemos en tales follones, aunque a veces nos las hemos visto y deseado, pero de eso se trata la aventura de descubrir cosas, alguien tiene que pasar por allí para saber lo que hay, después de una gran paliza subiendo trialera y disfrutando de algún tramo en bici con los barrancos al lado y unas vistas de infarto, hemos llegado a otro molino de vigilancia, realmente no sabemos porque los llaman molinos ya que sin duda alguna son torres de vigilancia que se usaban en la antigüedad para dar aviso de los invasores, tipo almenas para encender fuego y poder ser visibles desde el pueblo. Las vistas desde esa altura con 820 m son impresionantes, pudiendo ver toda la costa y hasta donde los ojos te alcancen, te sientes algo importante por unos minutos al estar por encima de todo lo que te rodea.

Ahora si que nos tocaba hacer la parada para darnos nuestro bueno y merecido almuerzo de barritas energéticas y frutos secos, alguno que otro con sus típicas barritas incomibles e indigeribles (¿eh Jose Luis?),que se te va a hacer bola... Desde aquí ya podíamos divisar el pico del Águila y poco más íbamos a tener que hacer que dejarnos caer, aunque siendo francos todavía nos iban a quedar unos 200 o 300 metros de infarto. Después de habernos hecho algunas fotos nos hemos dispuesto a coronar y con mucho esfuerzo hemos subido ese largo y duro camino en forma de serpiente que nos ha llevado hasta la cima del pico del Águila y como dice Calleja (desafío conseguido), y allí estábamos nosotros a 878 metros de altura con todo a nuestros pies, una de las cimas de la Sierra Calderona.

Después de hacernos nuestras pertinentes fotos para verificar la ascensión y de haber disfrutado un rato de esas vistas, nos hemos dispuesto a hacer una rápida bajada, ya que el tiempo se nos iba un poco de las manos, aquí nos iba a venir otro posible tramo difícil ya que lo había trazado por puro instinto y otra vez por acortar los kilómetros de la ruta, el desafío era hacer la subida al Pico del Águila desde Portacoeli con el tramo más corto posible, digo tramo difícil porque sabia que nos iba a venir otra senda-trialera, pero esta vez se que era de bajada por lo que no me preocupaba, así que bajando por casas del Hontanar nos hemos ido adentrando en el barranco de la Mina para así buscar esa trialera de la que os hablo, una vez encontrada todo ha sido disfrutar y disfrutar con una senda de unos 4 km más o menos ciclable que no te evita poner el pie alguna que otra vez pero que ha sido de lo mejorcito de la ruta desde nuestro punto de vista. Una vez superada y llegado a un cruce, aquí es donde hemos tenido otro de los grandes fallos, el camino seguía un poco más hacia abajo y nosotros hemos cogido la trazada de la derecha que es la que yo tenia marcada en el gps pero que no nos iba a llevar a buen puerto, ya que la íbamos a sufrir y a subir y haciendo sendebike de ese que tanto nos gusta, lo que hemos hecho es seguir por el barranco disfrutando de un trozo más de senda mientras hemos podido para luego volver a subir a pata hasta el cruce con el camino de Tristán, de haber seguido abajo por la senda que íbamos en unos pocos metros mas hubieran cogido ya el camino de Tristán directamente, pero claro, eso se ve ahora con el Google Earth en las narices, luego en ruta siempre es un poco más complicado. Esta subida si que nos ha machacado las piernas a todos y como es lógico ya llevábamos buena paliza en ellas.

Pero como somos incansables, hemos salido al camino de Tristán hasta llegar al collado de Villacampo y desde allí  continuar por la Masía de Tristán e ir a buscar nuestro objetivo que seria descender por el conocido y divertido Barranc de la Vigueta, como alma que lleva el diablo no hemos tirado los cinco camino abajo con gran velocidad y destreza, con tan mala pata que a mitad de camino Jose Luis iba a sufrir otro percance en forma de  pinchazo, yo le he pasado y ni me he enterado de lo que me había dicho pero si que debería de haber parado, el caso es que como iba encarnizado he seguido hasta llegar a una casa de abajo y pararme allí y ver que no venían, mi primo enseguida ha venido en mi búsqueda para decirme que estaban arreglando el pinchazo y allí hemos estado esperando los dos viendo pasar a compañeros de la montaña con sus bicis y esperando a que vinieran los nuestros que por problemas técnicos de montaje han hecho uno de los tiempos más largos de tareas mecánicas, ja ja.
De no haber sido por todos los contratiempos posiblemente esta ruta la hubiéramos hecho en mucho menos, pero siempre hay que contar con que estas cosas pasan. Ya llegados a nuestros punto los tres integrantes que nos faltaban hemos seguido nuestro camino terminando de bajar el barranco, pasando por la font de la Gota y saliendo a la urbanización para así buscar nuestra vuelta ya por pista hasta los coches, pero son como chiquillos y ya casi a las 14:00 de la tarde todavía se me han puesto a buscar una senda alternativa que alguna vez ya hemos hecho para rematar la mañana. Pues con todo esto contado y con una ruta de 5:00 horas digna de admirar, nuestro trayecto a terminado entre risas en los coches y como no, deseando que llegue la semana que viene para poder disfrutar otra vez, lástima por los errores y contratiempos que tanto esfuerzo nos han obligado a hacer en esta ruta.

"El hombre esta hecho para el error. Este entra en su espíritu con toda naturalidad, pero para descubrir una verdad requiere un gran esfuerzo."

Continuara...






 



En total han sido 42,18 km, con 1.300 metros acumulados y una velocidad media de 11 km/h. 

Ver Pico del Aguila en un mapa más grande
descargar en .kml

Descargar Track de Ruta en Wikiloc: (Lonchero)
Descargar Track de Ruta en Wikiloc: (Diego.v)
Estoy "manco", no cojo, je je, a ver si la semana que viene vuelvo a la carga!!

5 comentarios:

Héctor dijo...

Muy guapa la ruta y una pasada la crónica, menudo curro!!! No me esperaba tanta variedad, ya que pensaba que casi todo sería como la pista que hemos subido al principio. Pero ha habido de todo, y su parte de aventura también, que le ha dado ese punto de emoción que también mola.
Impresionantes las vistas desde el Pico del Águila, y cómo se empinaba el jodío en el último repecho...Pero al final ha merecido la pena el esfuerzo.
Esperando ya el sábado, jeje
Saludos

Migue Ruiz dijo...

Muy buena ruta para repetir, de las que por la tarde aun tienes los músculos en tensión.

Diego Vivo Gomez dijo...

la calderona siempre nos sorprenderá con sitios nuevos para descubrir, modificare el track y que lo cuelgue Carmelo así si alguien lo descargara que no se meta por la segunda zona que nos metimos, la primera trialera si vale la pena subirla ya que no es mucho y así puedes ver el molino.

Bagsandheels dijo...

Que rutas más chulas haceis Diego, os admiro de verdad , por las ganas y el esfuerzo que ponéis.
besos

Diego Vivo Gomez dijo...

ya sabes que no paramos Vir jeje, llueva o nieve o haga mucho frío allí estaremos los jodidos repechos subiendo a donde haga falta, buena va si hace mucho frío no jaja.