sábado, 22 de junio de 2013

CALLES - PANTANO DE BENAGÉBER


Buenas a tod@s los lectores:

Una vez mas la peña Jodido Repecho se ha aventurado en otra gran ruta como era de esperar, esta vez nos iba a llevar a un lugar todavía inexplorado por nosotros y que grandiosamente nos iba a dejar perplejos. La ruta tenia salida en el pequeño pueblo de Calles, la zona elegida como todos sabréis es la comarca de los Serranos, bella en todo lo que la rodea, con sus cañones y barrancos interminables, cascadas naturales y esplendorosos ríos desembocando en grandes pantanos. 

Una vez todos reunidos en Calles, nos hemos dispuesto a empezar la mañana, esta vez por ausencia generalizada solo íbamos a ir cuatro valientes, Paula, Carmelo, Jose Luis y yo(Diego), con una temperatura media que rondaba los 15 grados hemos empezado a pedalear dudando durante los primeros metros de la dirección exacta y es que los gps todavía estaban fríos je je, la típica dificultad técnica de las maquinas modernas, la dificultad del track no requería tampoco un gran seguimiento para adivinar el rumbo correcto, bastaba con haberse estudiado un poco la ruta y eso es algo que no nos falla. 

Después de atravesar decenas de campos, nuestra llegada al comienzo de la circular se iba aproximando para empezar una dura subida por el Alto del Tiñoso, como digo, es una dura subida de casi 7 km con unos 500 metros acumulados de desnivel. Para rematar la subida al Tiñoso he de decir que la ultima cuesta es conocida como la cuesta del Muerto, gran nombre para una subida de las que hacen entrar en calor, una vez llegados al punto mas alto y con el río Turia a nuestros pies durante toda nuestra subida, sabíamos que era la hora de volver a bajar, en esta ruta teníamos dos puertos de montaña importantes y uno de ellos que era el Tiñoso ya lo habíamos superado. Con un gran tiempo en nuestros relojes empezábamos a bajar por el barranco con una rápida bajada que casi no nos deja disfrutar de las grandes vistas del cañón, vale la pena disfrutar de esta bajada aunque el paraje que nos rodea no se aprecia a tanta velocidad, por lo menos en nuestro caso fue así. Una vez llegados al punto más bajo del río vamos a empezar a ver un paisaje realmente precioso que hacen de el algo increíble al estar tan cercano a nuestra ciudad, túneles atravesando las mismas montañas, cañones con caídas libres impresionantes y los chorros de Barchel, como digo lugares en los que vale la pena pararse para disfrutar y poder tomar instantáneas de todo lo que nos rodea. 

Poniendo punto y final a nuestro recorrido barranquero, llegamos por fin a otro de los puntos calientes de esta ruta, el pantano de Benagéber, que deja ver su gran presa desde la lejanía conforme nos vamos acercando, comprobamos al llegar al pantano que su nivel no es de lo más alto en los que se ha encontrado pero aun así es inmenso, lástima no poder ver el agua desbordando por su embudo como en años atrás se ha visto en este pantano. Inmortalizando algunas imágenes más, nos hemos dirigido a cruzar el túnel para buscar un sendero dirección a la aldea de Bercuta, este sendero daba miedo en lo que a su comienzo se refería, pero que después de sortear su difícil subida ya nos ha dejado empezar a pedalear, no sin antes llevarnos una sorpresa al encontrarnos por allí a Jose que venia con un amigo haciendo una ruta algo diferente a la nuestra pero que en este tramo del camino la casualidad ha querido que nuestros pasos se cruzaran. Despidiéndonos de Jose, cada uno hemos seguido a nuestro ritmo para encarar la parte mas difícil de la ruta, la senda de Bercuta, que debido al incendio que el año pasado azoto el pantano de Benageber , nos iba a plantar cara en todos sus tramos, senda estrecha con barranco lateral y poco espacio para reaccionar, todo ello sumado a la gran cantidad de piedras grandes que hay durante todo su recorrido, pedaleando y pedaleando la senda de Bercuta cada vez se ha hecho más amplia para que por fin en unos kilómetros infernales hayamos podido llegar a la aldea sanos y salvos, desde aquí sólo teníamos que pedalear duro hasta Chelva, pocos kilómetros nos separaban de nuestro punto de salida. 

Con una rápida bajada de unos 5 km, los frenos han empezado a echar chispas y no era para menos, aunque nuestra recompensa en forma de cerezo se nos ha mostrado al llegar a un campo justo en las faldas de Chelva, mal atracón y nunca mejor dicho nos hemos pegado, cerezas a gogo para todo el mundo, como decía Carmelo lo mejor es comérselas del mismo árbol. Habiendo llenado nuestros estómagos con dulces cerezas, sólo nos quedaban unos 3 km que con un sube y baja seguido de otro sube y baja y algún árbol frutal más, nos ha llevado a la última bajada de piedra muy suelta para dejarnos justo en nuestros queridos coches, ruta conseguida, mañana disfrutada y como no, grandes paisajes y zonas descubiertas para disfrutar en momentos de calor o como yo diría, rutas de bañoooooo. 

Espero haber relatado un poco por encima lo que esta mañana cuatro intrépid@s ciclistas hemos vivido. Saludos y hasta la próxima crónica.














Ver mapa más grande

Descargar ruta en wikiloc (Diego)

3 comentarios:

Migue Ruiz dijo...

bonita ruta, la música del vídeo me a puesto tierno Diego. Por cierto mucha agua pero no os veo bañaros en ningún sitio.

Carmelo dijo...

Aun no hace tiempo de baño, bribón, pero ya vendrá, ya, y tú lo verás

Carmelo dijo...

Por cierto, para que lo sepáis que yo no lo sabía, el embudo se llama "Agujero de la Gloria", o "Glory Hole"